Se llaman “pastillas para deshollinar” y en realidad son productos químicos que solo cambian el estado del hollín de la chimenea. No lo limpian, no eliminan el hollín, lo transforman y lo dejan “quietecito” en el conducto… listo para inflamarse.

Desde que salieron en el mercado y que se venden en los grandes almacenes de construcción, en Stop Deshollinadores nos dimos cuenta de que estos productos eran un doble timo.

El doble timo de las pastillas para deshollinar:

Pastillas para deshollinar
La consecuencia del uso de las pastillas para deshollinar
  1. Supuestamente sirven para limpiar la chimenea pero fijaros en las fotos de una chimenea que “se ha limpiado” con las pastillas: ¿el hollín ha desaparecido? No. En una limpieza real del conducto, el deshollinador arranca el hollín y se lo lleva (y por cierto no lo tira en la basura sino que lo recicla como producto industrial que es). Como profesionales de la limpieza de conductos cuando vemos un conducto por dentro, somos capaces de detectar cuando la familia ha usado pastillas de deshollinar la chimenea. A simple vista, la estructura singular del hollín es prueba de su uso. Con las pastillas para deshollinar, el hollín sigue en el conducto, imposible de quitar.
  2. Lo que hacen estas pastillas es que derriten el hollín, no lo eliminan y dejan una película alquitranada en las paredes de la chimenea lo cual significa que sigue vivo el riesgo de incendio. Pero lo peor a nuestro entender es que una vez que se prende la chimenea, el calor generado por la combustión sobre el hollín “limpio” genera globos de hollín en su interior, obstruyendo los conductos.

¿Conclusión? Estas pastillas de deshollinar destruyen los conductos de humo.

Pastillas para deshollinar
Es fácil de detectar su uso

Al final es la clientela de estos productos que no solo no ha limpiado el conducto sino que tiene que cambiar el mismo porque no puede limpiarlo. En realidad, este hollín en forma de alquitrán es imposible de limpiar, es como pintar el conducto por dentro con hollín.

Solución si has usado estas pastillas

Nos dedicamos a la reparación de conductos y somos distribuidores de FuranFlex, un producto que repara conductos por dentro. Cada caso debería analizarse por separado pero para dar una solución al problema de los conductos obstruidos por el hollín por el uso de las pastillas para deshollinar, pensamos que si el conducto es de obra, podríamos repararlo por dentro pero si no lo es, el FuranFlex ya no sirve: hay que cambiar el conducto.

Si has usado pastillas para deshollinar, te recomendamos contactar con nuestra empresa y coger cita. Realizaremos una inspección de conductos para ver el estado del mismo y te aconsejaremos en base al vídeo.

Quizás os preguntéis a esta altura del artículo “pero ¿cómo no están prohibidas estas pastillas?

No lo sabemos, pero en Alemania, no se usan ya que es obligatoria la limpieza de la chimenea anual.

En resumidas cuentas, la limpieza de la chimenea, hay que hacerla, hay que quitar el hollín y para ello, es sencillo, hay que llamar a “cualquier deshollinador”.

Es verdad que “cualquier deshollinador” no está dado de alta, no tiene las mejores herramientas (y por lo tanto no llega a todas las zonas complicadas del conducto) y compite con precios abusivos que no os cubren ni alguna reclamación ni algún desperfecto en la vivienda. A pesar de esta situación, pensamos que es peor usar las pastillas de deshollinar que contratar un deshollinador aficionado. En el caso de que lo quieras hacer perfecto, llama a una empresa de limpieza profesional como  la nuestra 😉 y pide factura. La factura contribuye a que el servicio que estás contratando tenga calidad.