Desengrasar y deshollinar el tiro de la campana extractora de tu restaurante u hotel, es principalmente una cuestión de riesgo de incendio y de higiene (nos estamos refiriendo a la contaminación alimentaria). Si necesitas un presupuesto para la limpieza y desengrase del sistema de evacuación de humos en tu establecimiento, pincha aquí.

Pida presupuesto sin compromiso

 

Desde hace varias décadas, nuestra empresa es especialista en dos tipos de limpiezas de conductos:

  • los conductos de chimeneas (limpieza de hollín).
  • y los conductos de las campanas extractoras (limpieza de grasa).

Nuestro trabajo en estos conductos tiene en común tres elementos:

deshollinar el tiro de la campana extractora

  • Las grasas o el hollín obstruyen el conducto y por lo tanto disminuyen el tiro del mismo. Esta situación tiene consecuencias particulares para la campana extractora. Poquito a poco, el motor da un peor rendimiento y disminuye su efectividad en la expulsión de los humos. Puede incluso llegar a  estropear el motor. Para evitar este tipo de contratiempos, te aconsejamos limpiar el sistema de evacuación de humos cada año.
  • Las grasas u hollines que se adhieren a las paredes del conducto, en ambos casos son sustancias altamente inflamables. Cualquier chispa o fuego que se pueda generarse en cualquier sartén a la hora de cocinar puede iniciar incendios desde la parte inferior hasta la parte superior del conducto pasando por todo el sistema. Lo mismo pasa con las chimeneas, el hollín puede incendiarse. De hecho este riesgo es común ya que la primera cosa de incendio en un restaurante, hotel u establecimiento hostelero suele ser la falta de limpieza de los conductos de la campana extractora.
  • En ambos casos, la ley obliga hoy en día a desengrasar y deshollinar el tiro de la campana extractora y los sistemas de evacuación de humos de un negocio hostelero o el conducto de cualquier chimenea convencional en viviendas particulares. Una vez al año como mínimo, el establecimiento tiene que limpiar el conducto. En las chimeneas de leña, si se quema más de 3.000 kg al año, es aconsejable deshollinar la chimenea. Nuestra empresa lleva a cabo la tarea de deshollinar en restaurantes con parrilla cada dos meses ya que por nuestra experiencia, hemos detectado la necesidad de limpiar más a menudo: los conductos se ensucian muy rápido con las parrillas.

Al confiar en nuestra empresa, no solamente les solucionamos los problemas que tienen a la hora de llamarnos sino que les aconsejamos para mejorar sus instalaciones y así obtener un rendimiento mayor en sus establecimientos o en sus viviendas particulares.

Las ayudamos a no tener sorpresas, a tener un plan de mantenimiento anual, a tener la tranquilidad que nuestra empresa responderá con cualquier contra tiempo.

En este blog, en muchas ocasiones hemos comentado que nuestra empresa tiene todos los seguros necesarios que implica la ley. Protegemos tanto a nuestra plantilla como a la casa particular en dónde se nos llama, lo cual significa que facilitamos todos los documentos necesarios para poder llevar a cabo un trabajo adecuado y con garantías.

Como sabrán el personal de nuestra empresa debe de realizar trabajos de muchos riesgos, tanto en el corte de elementos como pueden ser conductos, hormigón, etc., también estamos expuestos a la hora de tener que subir a un tejado a un riesgo de caídas, las cuales se producen en milésimas de segundos. Para ello, el personal de nuestra empresa, realiza los correspondientes cursos en altura para aprender a manejar las formas más adecuadas en el tema de amarre en tejado.

Nuestro objetivo es que nuestra clientela siga trabajando con nosotros. Es por ello que los clientes que tenemos hasta hoy en día siguen confiando en nosotros para seguir realizando los trabajos necesarios en sus viviendas.

Para llegar a mantener estas protecciones y llevar a cabo nuestro trabajo según las normativas vigentes, nuestra empresa está diariamente en contacto con los distintos deshollinadores y profesionales de distintos países europeos para intercambiar sobre sus correspondientes normativas.